Mi nombre es Diana y cada día tengo una fantasiosa idea nueva😜

Natural de Salamanca y con el sueño desde 5º de EGB de ser abogada. (Sí, has leído bien, EGB, pero no me llames señora porque no te voy a hacer caso😠😅)

Acabé la carrera, ejercí durante 2 años y tiempo más tarde, aunque dolió aceptarlo, supe que no quería dedicarme al mundo de la abogacía. 

A lo largo de mi vida he realizado todo tipo de trabajos, primero para pagarme la carrera, mayormente en hostelería y después lo que iba saliendo, nunca he tenido problema en aprender. Así he pasado por puestos como camarera en hotel, en bar, en discoteca… encargada de piscinas municipales, mozo de almacén en tienda de ropa…

En febrero de 2011 se me ocurrió abrir mi canal de youtube sobre belleza, sin tener ni idea de maquillaje, desde entonces no he parado de crear vídeos y aprender.

En 2014 comencé mis trabajos como maquilladora profesional en bodas. Durante un tiempo fui realizando trabajos relacionados con el maquillaje, como caracterizaciones, cursos, asesorías personalizadas…  El maquillaje y la caracterización me gustan, pero no veía que me llenaran como para querer hacer eso el resto de mi vida. Actualmente sólo acepto algunos maquillajes de novia y asesorías individuales.

Tanto profesionalmente como personalmente sentía que me faltaba algo, youtube me llenaba bastante, pero a la vez sabia que trabajando como trabajo en el canal, cuando y cómo me apetece, no sería mi profesión.

En 2017 entré a trabajar en el stand de Clinique en El Corte Inglés. Fue duro porque entré en plena campaña de Navidad y no tenía ni idea de cobrar ni conocía todos los productos de la firma, pero rápidamente me los estudié y pude atender y aconsejar perfectamente a las clientas, me encantaba pasar el tiempo hablando con ellas sobre cosmética, es mi hobby y lo que hago en mi canal de youtube. Pero trabajar en el Corte Inglés es mucho más que asesorar al cliente, que era la parte que me apasionaba, con lo que seguía sin sentirme realmente feliz.

Soy muy activa y cuando no estaba atendiendo, veía que se me escapaba la vida por los pasillos, estaba “perdiendo” tiempo de crear, tiempo de vida, allí mirando la gente pasar, si, soy una catástrofes,jajaja, pero de verdad que así lo sentía. Y aquí tomé la decisión de emprender, siempre he tenido ideas muy locas de negocios (cada sábado cuando iba a comer a casa de mi madre le contaba una nueva, jajaja) y otras no tan locas, pero, incluso cuando me dedicaba a la abogacía decía que quería tener mi propio negocio aún sin abandonar el despacho, un restaurante, por ejemplo. Luego fueron pasando los años y en mis flipadas conversaciones decía cosas como “cuando tenga mi empresa…” digo flipadas, porque decía eso y contaba ideas de negocio, pero no daba ningún paso en firme para conseguirlo.

En ese momento no sabía qué negocio quería montar, pero se topó un coach en mi camino y contraté unas sesiones con el, en la primera sesión le dije que quería emprender, no sabía qué, tenía muchas ideas, aunque ninguna clara, pero lo que sí tenía claro es que quería ayudar a la gente a ser más feliz.

Y ahí comenzó mi aventura, tanto como emprendedora como personal.

Mientras trabajaba mi interior mediante Mindfulness, practicándolo y formándome, seguía valorando mil ideas de negocio, y por qué no, probando.

En un momento y sin darme apenas cuenta, me vi dando charlas sobre instagram para negocios o sobre belleza interior y exterior. 

La belleza vale, seguimos en la línea de lo que me gusta, pero, ¿cómo gestionar instagram? 🙄

Di varias charlas y formaciones, a la vez que me pedían que llevara las cuentas de algunas empresas, acepté e hice esto por algun tiempo, mientras seguía trabajando en otras ideas. Pero esto no me hacía nada feliz, y además, me restaba mucho tiempo de otras cosas que estaba y estoy creando, así que, poco a poco fui rechazando clientes y propuestas.

También creé DIPexperience, una experiencia de belleza interior y exterior, de la que tienes toda la información en la parte superior de la página. Una experiencia maravillosa tanto para mi como para las asistentes. Sin duda haré más ediciones, pero no considero que sea un servicio que se pueda dar muchas veces al año. Es algo muy especial que requiere un estado mental y espiritual por mi parte determinado para que dé los mejores resultados entre las asistentes.

Y entre eso, el miedo que todo el mundo solemos tener, el síndrome del impostor y otras circunstancias más mundanas, de momento no he sacado la segunda edición.

Bueno y voy a ir acabando, que me enrollo cosa mala!🤣

De la DIPexperience salió la idea de crear un exfoliante facial en colaboración con una marca. Pocos meses después me puse manos a la obra con la idea, desde ese momento ha sido toda una odisea con muchas aventuras y desventuras, sin prisa pero sin pausa, que finalmente desembocó en la creación de mi propia marca y línea de cosmética. ¡Pero si yo solo quería mejorar el exfoliante de una marca el cual había probado y no consideraba que fuera todo lo efectivo que podría ser! Y ¡mira donde me encuentro ahora! ¿Qué ha pasado aquí? pues nada… me dejé llevar y ¡bendito el día, o días, que me he dejado llevar! jajaja

Y en este punto estoy gracias a las señales, los acontecimientos, la no presión por el resultado y el disfrute del proceso sin más (actitud Mindfulness) han hecho que fuera pasito a pasito, con ilusión y mucho trabajo sin que aparecieran los fantasmas del miedo. ¿Qué me iban a decir? yo solo estaba disfrutando de cada día con trabajo duro e ilusión infinita. Aunque ahora, os confieso que, a una semana de su lanzamiento, salieron todos de golpe, pero ya todo está hecho, lo que tenga que ser será. Así que, al miedo no le ha quedado otra que volverse a esconder, ya que por muchos fantasmas que me quiera crear, ya no hay vuelta a atrás, está toda la carne en el asador preparada para salir.

La creación del exfoliante parte de la misma base que todo lo que he hecho desde que decidí emprender, ayudar a las personas desde algo que me apasione hacer. Porque si, he ayudado a mis novias, tanto a verse guapas y radiantes en su día como en nuestras sesiones, casi de coaching, durante las pruebas, pero sé que puedo dar más de mi si lo que hago, no solo me gusta, sino que me apasiona! y hace que quiera dar un salto de la cama en cuanto abro un ojo, ya sean las 9 o las 4 de la mañana, y eso es lo que la creación de mi marca consigue.

Y así nació Diana Píriz Cosmetics. No soy mucho de inglés, ¡pero chica! es que la palabra cosméticos detrás del nombre de la marca no me hace gracia.

El primer producto es un exfoliante porque es mi producto favorito del cuidado facial ya que sus resultados son instantáneos, y porque a lo largo de todos estos años creando contenido para youtube, he probado infinidad de exfoliantes y ninguno ha cumplido con lo que pido (si me sigues por allí ya lo sabrás) Así que, aquí está un exfoliante que de verdad exfolia y que de verdad limpia. Y además, soy muy tiquismiquis para los olores y me influyen bastante mentalmente, por lo que un punto muy importante para mi era que tuviera un olor determinado, que costó mucho conseguir, pero que al final fue posible.

El proceso de la creación de la fórmula ha sido largo y complicado y además le sumamos que en 2020 hemos tenido una pandemia mundial. Pero justo en pleno confinamiento (en abril) después de bastantes pruebas anteriores,  con la ciudad desértica y con mi justificante de salir de casa por trabajo, fui a por lo que sería la muestra definitiva, cuando llegué a casa y la probé se me pusieron los pelos de punta, ¡lo teníamos!👏 A partir de ahí comenzaron todos los trámites legales para su puesta en el mercado, que eso si que es una locura, además de un proceso largo y tedioso.

También en pleno confinamiento recibí la propuesta de mi diseñadora para los logos de la marca, aquí si que tengo que deciros que cuando lo vi, tuve que aguantarme muy mucho las lágrimas. No sé a vosotras, pero a mi me flipa😍

Junto al logo principal que podéis ver encima de este texto, tenemos otro conjunto de logos secundarios, a cada cual más precioso y elegante, que ya iréis viendo.

Y eso es todo, bueno todo no, que podría llenar páginas y páginas, jajaja Pero si suficiente para conocer más o menos mi historia.

Así que ahora mismo estoy centrada en la creación del resto de productos de la marca cosmética, y bueno, la base de un buen maquillaje es una buena piel y me gusta empezar la casa por los cimientos, así que… a buen entendedor pocas palabras bastan…😜

Esto sólo acaba de empezar y espero que me acompañes en esta andadura.

¡Ah! IMPORTANTE

Para mi lo más importante de todo esto son las personas, mi comunidad, sin la cual esto no sería posible, por lo que, no dudéis de que cuando mandéis un mail, mensaje privado… lo que sea para contactar conmigo o con la marca, seré yo la que os responda. Me cuesta delegar, aún que será inevitable que tenga que hacerlo, pero lo que por ahora no se me pasa por la cabeza delegar es el contacto con vosotras, ya sea como público o como clientas, así que podéis estar tranquilas de que cada duda, sugerencia o lo que sea pasará por mis manos y seré yo quien os responda.

Todos nuestros sueños se pueden hacen realidad si tenemos el coraje de perseguirlos. (Walt Disney)

Deja una respuesta